Bienvenido a Bombarda!, donde una nueva generacion de magos lucha por aquello que considera justo. Conectate y forma parte de nuestra aventura.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» # Sistema de duelos.
Vie Abr 11, 2014 6:41 pm por Albus P. Dumbledore

» Looking For You } Nuevo Directorio
Miér Dic 11, 2013 5:03 am por Invitado

» The Dark Ages (foro de Harry Potter) *normal*
Miér Nov 27, 2013 5:30 pm por Invitado

» Beyond Hogwarts {Afiliación Elite}
Dom Oct 27, 2013 2:02 pm por Invitado

» Mapa del Merodeador [Cambio de botón, élite]
Vie Oct 25, 2013 2:50 pm por Invitado

» Wingardium L.
Dom Sep 01, 2013 1:50 pm por Invitado

» You Just Have To Survive { +18 } ∞ Normal
Mar Ago 27, 2013 8:23 pm por Invitado

» Embrujo de camelot ( elite)
Miér Ago 14, 2013 11:04 am por Invitado

» Manhattan University [Cambio de botón]
Miér Ago 07, 2013 11:10 am por Invitado












Hermione Granger
MP - PERFIL

Amelia Morrison
MP - PERFIL

Sebastian Moore
MP - PERFIL



¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 20 el Miér Mayo 01, 2013 5:36 pm.




















El diseño de este foro esta creado por Bel, incluido las imágenes e incluso el skin. La trama del foro, los pj y todo lo relacionado a su desarrollo fue realizado por "inserte nombre" . Este es un foro basado en la saga Harry Potter por lo tanto la idea original pertenece a J.K Rowling.
NO COPIES, SE ORIGINAL.



Las heridas no siempre son malas, a veces traen consigo buenos momentos

Ir abajo

Las heridas no siempre son malas, a veces traen consigo buenos momentos

Mensaje por Daniella O. Chevalier el Dom Mayo 12, 2013 4:33 pm

Privado
Christopher A. Darcy

Enfermería
Día 6 de Septiembre, 12:30
Un pequeño quejido se dejó escuchar, haciendo eco en el desierto pasillo junto al típico ruido que surge de la caída de un objeto medianamente pesado contra el suelo. En efecto, Daniella había vuelto a caerse aunque a diferencia de la costumbre en esta ocasión su alborotador puff o su juguetona lechuza no habían tenido nada que ver, en esta ocasión había sido cosa sólo de la propia torpeza de la joven sumada a una torcedura muy molesta que le hacía doler el pie a cada paso que intentaba dar. Se veía obligada a ir casi a la pata coja de aquí para allá y realmente agradecía que casi todos los alumnos estuvieran en clase todavía -ella había logrado salir antes del aula de Runas antiguas por haber terminado el trabajo antes de tiempo en lugar de estar hablando con las otras chicas- para que nadie la viese en ese estado que, francamente, daba risa.

Teniendo más de media hora libre no se le había ocurrido una idea más genial que la de practicar un rato en el patio de la fuente de las cuatro águilas, tratando de conjurar un patronus corpóreo que aguantase más tiempo en su forma sólida. Creyó haberlo logrado y cuando vio la forma de ese opaleye blanco agitar su cabello y túnica al mover las alas sintió la irremediable necesidad de ver cuán sólida era aquella creación de su varita. ¿Y qué hizo? Pues nada más y nada menos que acercarse, tocarlo y seguidamente subirse en él con la misma impulsividad y ensoñación con la que una niña pequeña se sube a su primre tobogán y se siente como la reina del mundo al verlo todo desde otra perspectiva. La emoción, no obstante, le duró poco. Fue tal su entusiasmo por haber logrado un patronus corpóreo -algo que, según los magos y libros, era especial y endiabladamente difícil de conseguir- que terminó por desconcentrarse, logrando con ello que el susodicho conjuro perdiera la solidez.

Literalmente se cayó dentro del patronus, o de su figura lumínica mejor dicho, y en cuanto su cuerpo tocó el suelo dicha energía se desvaneció, dejando sólo a Dany con el pelo y la túnica revueltos, una futura marca purpúrea en las nalgas y un tobillo herido que se le iba hinchando poco a poco. Esperaba no haberse hecho nada grave pues ciertamente le dolía, pero no lo bastante como para hacerla quejarse cada dos por tres. Era un dolor soportable aunque la piel del tobillo la sentía algo más caliente de lo que debía ser normal y ya ni hablar de lo que le dolía el lugar donde la espalda pierde su nombre. Se había dado un buen golpe al caer primero sobre el pie y justo después de sentón contra el suelo.

- Por fin -mencionó para sí misma al ver al final del largo pasillo del reloj la puerta de la enfermería, aunque aún se preguntaba cómo había llegado hasta ahí en sólo diez minutos- Venga, un último esfuerzo y podrás tumbarte en una de las camas -se dijo a sí misma, hablar sola y consigo misma no era raro en ella de todas formas, antes de levantarse y apoyarse de nuevo en la pared para avanzar hacia la doble puerta aunque aún pensaba cómo iba a lograr sortear los tres escalones que hacían desnivel sin caerse de bruces otra vez. Esos en concreto no tenían barandilla alguna.
avatar
Daniella O. Chevalier
» Ravenclaw
» Ravenclaw

Mensajes : 47
Galeones : 18939
Fecha de inscripción : 30/04/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.