Bienvenido a Bombarda!, donde una nueva generacion de magos lucha por aquello que considera justo. Conectate y forma parte de nuestra aventura.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» # Sistema de duelos.
Vie Abr 11, 2014 6:41 pm por Albus P. Dumbledore

» Looking For You } Nuevo Directorio
Miér Dic 11, 2013 5:03 am por Invitado

» The Dark Ages (foro de Harry Potter) *normal*
Miér Nov 27, 2013 5:30 pm por Invitado

» Beyond Hogwarts {Afiliación Elite}
Dom Oct 27, 2013 2:02 pm por Invitado

» Mapa del Merodeador [Cambio de botón, élite]
Vie Oct 25, 2013 2:50 pm por Invitado

» Wingardium L.
Dom Sep 01, 2013 1:50 pm por Invitado

» You Just Have To Survive { +18 } ∞ Normal
Mar Ago 27, 2013 8:23 pm por Invitado

» Embrujo de camelot ( elite)
Miér Ago 14, 2013 11:04 am por Invitado

» Manhattan University [Cambio de botón]
Miér Ago 07, 2013 11:10 am por Invitado












Hermione Granger
MP - PERFIL

Amelia Morrison
MP - PERFIL

Sebastian Moore
MP - PERFIL



¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 20 el Miér Mayo 01, 2013 5:36 pm.




















El diseño de este foro esta creado por Bel, incluido las imágenes e incluso el skin. La trama del foro, los pj y todo lo relacionado a su desarrollo fue realizado por "inserte nombre" . Este es un foro basado en la saga Harry Potter por lo tanto la idea original pertenece a J.K Rowling.
NO COPIES, SE ORIGINAL.



¿Por qué? || Smile C. Lowles

Ir abajo

¿Por qué? || Smile C. Lowles

Mensaje por Gwendolyn N. Lowles el Sáb Abr 20, 2013 7:20 am

Jardínes | Domingo | 13:00, aprox. | Smile C. Lowles | Privado


Una lechuza voló directa al banco donde Gwen se encontraba sentada, disfrutando de una tarde que al fin tenía (más o menos) libre. La lechuza se posó junto a ella y levantó una pata donde se encontraba un ejemplar de ‘El Profeta’. Había decidido inscribirse desde que el regreso de el-que-no-debe-ser-nombrado había sido, finalmente, admitido. Como muchos otros solo lo leía para asegurarse de que no les había pasado nada grave a su familia, además de para mantenerse informada sobre como avanzaba la situación en el mundo mágico. Delante de todos se mostraba fuerte, alegre y sin preocupaciones más que aprobar los TIMOS. Pero eso era solo una máscara para no mostrar su sufrimiento con todo lo que estaba pasando. Día a día los mortífagos iban haciéndose camino, provocando más y más desastres, matando a muchos más inocentes, lo único que hacía que el mundo mágico (y muggle, también) no se rompiera era la falta de información que muchos tenían. Los periódicos ya no eran de fiar, pues no contaban toda la verdad o simplemente no la contaban. Gwen no entendía por qué lo hacían, ella pensaba que si contara lo que realmente estaba pasando mucha gente podría prepararse o incluso huir. Puede que algunos pensaran que huir era algo miserable, peor a veces solo que daba esa opción.

Cogió el periódico y metió el dinero en la bolsa que la lechuza portaba en su otra pata. Dejó el ejemplar posado en sus rodillas mientras veía a la lechuza marcharse de nuevo, seguramente para que recogieran el dinero y la enviaran de nuevo a mandar otro ejemplar a otro cliente. Su vida era tan fácil, idas y vueltas, comer, dormir y no mucho más. Sin poder si quiera entender nada (pero no como un niño, simplemente nada) seguía con su trabajo. Gwen tenía envidia de ella. Suspiró pesadamente y quitó el cordel que rodeaba el periódico y, rezando mentalmente porque no hubiera pasado nada demasiado malo, lo extendió. Otro suspiro salió por su boca, pero esta vez uno de alivio. Las noticias de la portada solo hablaban de problemas en el ministerio, de reformas y de mil cosas más que para ella no resultaban importantes. Se dejó caer a la hierba y apoyando la espalda contra el banco y, bastante más contenta que antes, siguió con la lectura, ya que algunas veces los editores de ‘El Profeta’ no distinguían bien lo importante y lo no importante y eso hacía que destacaran noticias que no lo merecían. Siguió pasando hojas repletas de banalidades (y resultados de partidos de Quidditch) hasta llegar a las últimas páginas.

Allí estaba. Un pequeño título con un pequeño párrafo debajo. Nadie le daría mucha importancia, o preferirían pasar página, pero a Gwen le partió la máscara que con tanto trabajo mantenía. ”Familia Muggle Asesinada por un Grupo de Mortífagos”. Sí ya era difícil mantenerse bien solo con saber lo que podía estar pasando que te lo confirmara lo hacía todo más difícil aún. Gwen no entendía por qué tanto odio hacia los muggles, ella tenía familiares muggles y era tan geniales como los magos. Decían que eran inútiles y estúpidos por no poder utilizar la magia. ¿Qué importaba eso? Muchos de ellos tenían una mente increíble y habían inventado muchas cosas increíbles también. Sabían como valerse sin magia sin conocerla si quiera. ¿Por qué les costaba tanto entender que no era unos inútiles ni unos estúpidos? Ella no les pedía que se juntaran con ellos y fueran superamigos, pero, ¿por qué no les podían dejar en paz? ¿Por qué?

Pequeñas lágrimas caían de los ojos de Gwen. Ella no se preocupaba por limpiarlas. Casi no había personas por allí y si la veían no le iba a importar. Dejó el periódico en el suelo, abierto por la misma página, y rodeó sus rodillas con los brazos, haciéndose una bolita. Unos pasos que se acercaban, pero ella seguía allí sentada. Al reconocer la voz de su hermana se secó rápidamente algunas lágrimas y levantó la cabeza para mirarla –Hola, Smile. ¿Qué te tra-trae por aquí?
avatar
Gwendolyn N. Lowles
» Hufflepuff
» Hufflepuff

Mensajes : 50
Galeones : 19321
Fecha de inscripción : 14/04/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Por qué? || Smile C. Lowles

Mensaje por Smile C. Lowles el Sáb Abr 20, 2013 4:39 pm

La muchacha suspira pesadamente mientras intentaba volver a releer aquel trabajo de Transformaciones, el cual presentaba un aspecto terrible. Se culpaba de este hecho a sí misma, ya que últimamente su sentido de responsabilidad parecía haber decidido irse de vacaciones. Las cosas las realizaba vagamente y no se esforzaba mucho en ellas. Y es que su cuerpo estaba ahí, presente, más sin embargo su mente pareciese estar en otro lado.

Smile observa con el ceño fruncido aquel pergamino, aun le restaba una hoja y media para terminar sus deberes y ya sentía que no podía para más. Toda ella estaba exhausta, deseosa de tomar una siesta. Pero, sabía, que aquella siesta que anhelaba tardaría bastante en poder cumplírsele, al menos hasta que aquella tarea estuviese completa. Y para que eso sucediese, parecía aún faltaba bastante. Lo cierto es que la maestra que le implantaba aquella materia era considerada por muchos estudiantes, una de las más estrictas. Por lo que Smile prefería ahorrarse un buen sermón de su parte y mejor acabar con su tarea aquel mismo día.

Se levanta de su cama; en la cual estaba recostada, para después asomarse por la ventana. Al comprobar que los jardines parecían estar más bien calmados, decide que lo mejor será dirigirse hacia aquel lugar. Segura de que podría terminar allá la tarea y de paso, tomar una siesta bajo la fresca brisa que brotaba por Hogwarts aquel día.

Entonces, ya estando en los jardines, Smile observa una cabellera tan familiar como la suya propia. Se trataba de la de su hermana adoptiva, la cual a denotar por sus hombros hundidos parecía no estar del mejor humor. Smile, preocupada le pregunta a lo lejos: - ¿Gwen? – para acto seguido, al haberse cerciorado de que efectivamente se trataba de su hermana, decide acercarse aún más hacia donde se encontraba sentada. Junta las cejas en lo que sería un gesto de curiosidad al ver como su hermana tenia señales de haber llorado. Preocupada, escucha atentamente la pregunta efectuada por Gwen. – Hola… Ya sabes, solo quería buscar un sitio más relajado para terminar mis deberes. – sonríe tiernamente hacia su hermana, para después fijar su vista en el Profeta, el cual reposaba en el suelo cerca de Gwen. La rubia, inmediatamente empieza a juntar piezas. Su hermana se encontraba triste, el profeta estaba cerca del lugar… y todo aquello la conduce a que probablemente sus padres adoptivos habían sufrido alguna clase de incidente. Inmediatamente Smile cambia su expresión a una repleta de miedo. - ¿Qué paso? ¿Nuestros padres? ¿Ellos están bien? ¿Les sucedió algo? – pregunta con la preocupación reflejada en su tono de voz, esperando porque la razón por la cual Gwen se encontrase así no tuviese que ver con sus padres adoptivos o con cualquier otra persona relacionada con su familia.
avatar
Smile C. Lowles
» Ravenclaw
» Ravenclaw

Mensajes : 37
Galeones : 19308
Fecha de inscripción : 11/04/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Por qué? || Smile C. Lowles

Mensaje por Gwendolyn N. Lowles el Jue Abr 25, 2013 2:08 pm

Una mueca se formó en la cara de Gwen ante la mención de los deberes, aunque seguidamente una pequeña sonrisa divertida asomó también –No puedes olvidar tus tareas por un momento. ¿Acaso no ves el hermoso día que hace hoy? –extendió los brazos señalándolo todo–. Posa las plumas, la tinta y los libros al menos por unos segundos y disfruta del tacto y la frescura de la hierba –arrancó algunas briznas de hierba y las extendió por el pelo de su hermana. Después arrancó una pequeña margarita y se la colocó en la oreja–. Pareces toda una ninfa del bosque. Si te damos un color algo más verdoso se te podría confundir con una –la risa se escapó por los labios de la joven. Cogió el libro que llevaba Smile y arrugó la nariz al leer el título–. Así que transformaciones… Creo que por una vez no te diré nada más. Es cierto que la profesora McGonagall, es bastante severa. Pero, si lo pienso bien. Perderías puntos para Ravenclaw y eso haría que los Hufflepuffs tuviéramos más posibilidades en la copa de las casas. Aunque lo más seguro es que la gane Gryffindor o Slytherin –una mueca de desagrado se formó en su cara–. Desde que estoy en Hogwarts Hufflepuff no ha ganada ni una sola vez. ¡Ya es hora de que demostremos que no somos inútiles! Y no digas nada. Sé que es lo que muchos piensan de nuestra casa… Ellos sí que son inútiles.

Sin pensárselo dos veces escupió en la manga de su túnica y la pasó por debajo de sus ojos, para borrar las marcas que pudieran haber quedado después de su lloro. Ahora ya se encontraba mucho mejor. Pues no había mejor medicina para el alma que poder estar con las personas que aprecias, mucho más si era un momento feliz –No te alarmes, Smile. A papá y a mamá no les ha pasado nada. Hace unas horas he recibido una carta de ellos –rebuscó en sus bolsillos hasta dar con la mencionada carta y la sacó para que su hermana pudiera leerla–. ¿Ves? En la primera línea nos informan de que todo está bien en casa. Después nos piden que sigamos teniendo cuidado y para finalizar me dicen que los TIMOS no son tan duros y que debería dejar de quejarme –negó con la cabeza–. Lo que pasa es que ellos ya no los recuerdan. Me encantaría poder verlos en mi misma situación. Seguro que ellos cuando cursaban quinto odiaban tanto los exámenes como yo –una sonrisa se formó en su cara al imaginarse a sus padres en su época escolar. Estaría bien poder ver que hacían, cuáles eran sus problemas y si habían hecho alguna cosa con la que poder chantajearles en el futuro–. ¿No crees?

Posó la mirada en el periódico, que había quedado escondido debajo del banco. Por tercera o cuarta vez una mueca de desagrado volvió a formarse en su cara: Por tener que volver al tema de los mortífagos y su comportamiento y por tener que admitir a su hermana que sus piernas se volvían de gelatina ante su mención–. Yo… Yo estaba. Yo estaba llorando porque… –un nudo se había formado en su garganta. Tragó saliva, un gesto que podía parecer algo dramático y después tomó aire, otro gesto que también podía parecer dramático–. Lo que pasa es que leí una noticia. Una familia muggle había sido asesinada por un grupo de mortífagos –su mirada se había quedado congelada en dirección al suelo. No quería mirar a su hermana a la cara, pues sabía que se volvería a derrumbar al pensar en que eso le podía pasar a ella–. Fue… Fue como una bomba para mí. No aguanto esta situación. Es difícil concentrarse hasta en las cosas más simples. Sa-sabes que en cualquier momento puede ocurrir una catástrofe. Que, sin previo aviso, puedes acabar sola en el mundo o morir –su voz se fue apagando poco a poco, la última palabra casi no se había oído–. Smile. Tengo miedo –se lanzó hacia su hermana rodeándola con sus brazos. No la soltó hasta que se hubo calmado lo suficiente–. Puede que parezca una chiquillada. Debería estar haciendo algo y no quejándome ni metiendo mi rabo entre las pierna. ¡Cualquier cosa! Qué sé yo. Entrenar o algo.
avatar
Gwendolyn N. Lowles
» Hufflepuff
» Hufflepuff

Mensajes : 50
Galeones : 19321
Fecha de inscripción : 14/04/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Por qué? || Smile C. Lowles

Mensaje por Smile C. Lowles el Sáb Abr 27, 2013 3:05 pm

Smile sonrió al escuchar lo dicho por Gwen, lo cual sin dudas, era algo muy común en su hermana. – No, lo cierto es que no… ¡Lo sé! El día es magnífico; pero los deberes son lo primordial. – comento con una sonrisilla para después agregar con un tono más serio: - Espero que tú ya hallas hecho tus deberes, eh. – sonrió aún más aun mientras continuaba escuchando atentamente a Gwen. Lo cierto es que, Gwen siempre era capaz de sacarle una sonrisa a Smile. – Gwen, sinceramente… ¿te he mencionado lo loca que creo que estas? Porque lo estas y bastante… Ya tendré tiempo después para disfrutar del paisaje, cuando acabe los deberes lo hare. – A la peli-morada se le escapa una risa silenciosa cuando su hermana le arrojo aquellas hierbas, para después sacudir la cabeza hacia ella. Logrando en el acto que las hiervas antes presentes en su cabeza cayeran hacia Gwen. – ¿Ninfa del bosque? – Smile ríe sínicamente, dándole a entender que aquello no le había resultado ser tan gracioso. - ¡No parezco una! Yo solo parezco… yo. – Asintió. – Transformaciones, sí. ¡Estás loca! Jamás ocasionaría que Ravenclaw perdiese puntos… el hecho de que seamos inteligentes es lo que nos otorga puntos, de hecho. – sonrió. - Nada, si este año llegase a ganar una casa que no fuese Gryffindor o Slytherin es muy seguro que sea Ravenclaw porque… bueno, porque somos geniales. – se mofa con algo de arrogancia fingida impregnada en su voz. Para después, reírse de sí misma. – Es estúpido que algunas personas crean que los Hufflepuffs sean personas sosas solo por el hecho de ser bondadosos… pero halla ellos. Algún día maduraran y comprenderán que aquellos pensamientos no son más que una estupidez.

Smile no puede evitar que una mueca de desagrado se forme en su cara, ante la vista que su hermana presentaba escupiendo en su túnica. – Gwen… odio cuando hacer eso, ¿sabes? – Ellla asiente un tanto más calmada y feliz, sabiendo que sus padres se encontraban perfectamente. - ¡Gracias a merlín están bien! Sí que has logrado que me dé un susto terrible, tú… - observa atentamente aquella carta, comprobando que verdaderamente sus padres si se encontraban bien de salud. – Los TIMOS son pan comido, Gwen. Solo es cuestión de que estudies y todo saldrá perfecto… - Una sonrisa se forma en sus labios, dudando que su hermana verdaderamente llegase ponerse a estudiar. La más responsable de entre ellas dos, siempre había sido Smile. - ¿Nuestros padres? Dudo que odiaran los exámenes… bueno, tal vez sí. Probablemente mamá los detestaba más que papa… - Ríe levemente, sabiendo que a su madre la paciencia le era escasa y que probablemente los exámenes eran para ella un hueso duro para roer. – Lo creo, sí. Por algo eres su hija… -

Dirigió su mirada hacia un punto lejano y luego la volvió hacia su hermana. Observando como sus ojos vagaban del periódico hacia ella. Inmediatamente Smile se preocupó; sabiendo que su hermana ocultaba algo que le fastidiaba. - ¿Por…? – la animo un poco, mientras su preocupación aumentaba notoriamente al notar el estado de animo de Gwen. – Eso es terrible… - Smile comprendió al instante de porque Gwen se encontraba así, ya que la anterior siempre parecía preocuparse por todo el mundo. Gwen era una de las almas más bondadosas del mundo. - ¿No te preocupes por eso, si? Ante esta situación tenemos que tratar de ser positivas… aparte de que, yo nunca dejare que te ocurra nada malo. Ni a nuestra familia. - sintió los brazos de su hermana rodeándola, entonces la rubia se dedicó a acariciar el cabello de esta. Intentando poder hacer que se calmase… - Todos tenemos miedo… - Smile sintió como su hermana se separaba de ella. La joven sonrió tranquilamente, admirando el valor que Gwen poseía. – ¡No metes nada en nada! Es normal que te preocupes. Además, no podemos hacer mucho más que garantizar nuestra salud… evitar que nuestros padres se preocupen más de lo que seguramente ya están. – jugo nerviosamente con su labio inferior, deseando también poder hacer más de lo que ya hacía. – Aunque si, a mí también me gustaría hacer más. – añadió. – Pero, sinceramente… ¿Qué podríamos hacer? Nada.
avatar
Smile C. Lowles
» Ravenclaw
» Ravenclaw

Mensajes : 37
Galeones : 19308
Fecha de inscripción : 11/04/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Por qué? || Smile C. Lowles

Mensaje por Gwendolyn N. Lowles el Sáb Mayo 04, 2013 5:15 am

Gwen no entendía por qué le daba tanta importancia a los deberes. ¡Solo estaban ahí para molestar! Sí, solo para eso. Se tenían que quedar metidos en la biblioteca o en la sala común para terminarlos cuando podrían salir a disfrutar de los terrenos de Hogwarts, que eran maravillosos –No logro comprenderte, Smile. Yo hago los deberes solo por no ser castigada y por no hacer que quiten puntos a Hufflepuff, sino creo que no los haría –era cierto que algunas veces podías aprender más al hacer los deberes. Pero la mayoría de las veces solo eran trabajos aburridos y ladrones de tiempo–. Excepto que subieran nota en los exámenes, en ese caso si que los haría. Ahora que hablo de exámenes. ¡Lo primordial son los exámenes! Eso no lo discutiré. Pero no son lo único primordial. ¿De qué te sirve tener unas notas perfectas, saberlo todo, si no tienes amigos o si no conoces nada fuera de los libros? Hay que conseguir experiencias en la vida –arrugó la nariz ante la mención de sus deberes. Los había hecho. Pero se había peleado un buen rato con la tarea de Historia de la Magia–. Sí, sí y sí. ¿Me crees capaz de salir sin haber terminado los deberes? –replicó, fingiendo un tono molesto. Ella era la que se tenía que quedar por las noches terminando las tareas al no haberlas hecho antes. Soltó una sonora carcajada ante las palabras de su hermana. ¿Loca? ¿Ella?–. Creo que unas cuantas veces si que me lo has dicho. Pero soy una loca adorable –estornudó al sentir una de las hierbas en su nariz. Recogió las que se habían quedado en su cabeza y las tiró al suelo, intentando coger algunas en su zapato–. Es difícil no parecerse a uno mismo. Aun llevando disfraz seguimos siendo nosotros. Si no somos nosotros, ¿qué somos? –entrecerró los ojos–. ¿Vosotros geniales? Creo que te has confundido. Seguro que querías decir nosotros –segundos después se estaba riendo con ella–. Cierto. No entiendo por qué piensan que ser bueno es algo malo. ¡Hacen falta muchas más personas buenas en este mundo!

No seas tiquismiquis, Smile. Es mi saliva, no te he pedido que escupas tú. Aunque... ahora que lo pienso bien. ¡Podría haber utilizado un aguamenti! –levantó la varita y la manga para conjurar el encantamiento. Cuando ya estuvo mojado con agua normal la volvió a pasar por sus ojos–. Ya está. Problema solucionado –Gwen abrió los ojos con sorpresa. ¡Los TIMOS no eran para nada fáciles! Que Smile los hubiera pasado con facilidad era una cosa, pero eso no quería decir que fuera igual para Gwen–. Eso es una mentira más grande que el ego de Slytherin. Y mira que si juntamos el ego de todos los Slytherins sería enorme. Los TIMOS son muy difíciles. Me tiemblan las piernas solo de pensar en el momento en el que tendremos que hacer los exámenes. A ti te resultarían muy fáciles. ¡Pero tú eres muy inteligente! –siempre había admirado eso en su hermana. Mientras que ella necesitaba ayuda para aprobar varias asignaturas con notas aceptables, Smile las aprobaba todas con unas notas prácticamente perfectas. ¡Cómo lo hacía! Era un misterio que le encantaría poder resolver, para poder usar esa táctica ella, claro–. Sí. Seguro que a mamá le pasaba lo mismo que a mi. Nunca lo había pensado, pero es cierto que heredé varias de las cualidades de mamá.

Sentir a Smile a su lado siempre había logrado calmarla. Su simple presencia actuaba a modo de conciencia en Gwen. Era la que la aconsejaba y lograba que no hiciera las cosas sin pensar. La que siempre estaba ahí para todo lo que necesitara. Era fantástico tener a alguien como ella a su lado –Lo sé, Smile, lo sé. Pero yo tampoco me quedaré atrás. ¡Antes muerta! Como uno solo de eso bichejos asquerosos te ponga una mano encima (o a mamá o a papá) no responderé ante mis acciones –por muy acongojada que estuviera prefería que le pasara algo malo a ella antes de que le hicieran daño a alguno de sus amigos–. ¿Por qué? ¿Quieres que me quede quieta sin hacer nada, esperando a que los mortífagos vengan a atacarnos para poder huir y seguir esperando a que los demás terminen con ellos? ¡Eso nunca! Me sentiría mal conmigo misma, defraudada por mis propias acciones. Podemos... podemos.... ¡No sé lo que podemos hacer! Pero necesito poder hacer algo –se mordió el labio mientras intentaba pensar en algo que pudiera ayudarles–. Ahora no se me ocurre nada. Y me siento mal al darme cuenta de que no puedo hacer nada por ayudar. Mantener nuestra salud, dices. Pero, ¿eso que significa? ¿Hacer como si no pasara nada?

Off: Siento la tardanza. He estado muy ocupada.
avatar
Gwendolyn N. Lowles
» Hufflepuff
» Hufflepuff

Mensajes : 50
Galeones : 19321
Fecha de inscripción : 14/04/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Por qué? || Smile C. Lowles

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.